REMEDIOS PARA EL HERPES GENITAL.


Cuando hablamos de herpes, en general nos referimos a la infección producida por cierto tipo de hongos, y es un plural porque no solamente existe el herpes simple (conocido más como herpes genital), existen otro tipo de herpes como por ejemplo el herpes zóster y otros. No obstante, el herpes genital o herpes simple es el más común y el cual tomamos como referencia para escribir este artículo.

El virus que provoca el herpes simple es el tipo II, (virus herpes simplex, o virus herpes hominis), también existe el tipo I, pero este se suele presentar en la parte superior del cuerpo como en los labios y en la boca. En cambio, el tipo II se encuentra en zona genital, ano, nalgas incluso parte baja del abdomen.

¿Cómo se transmite?

El virus del herpes simple se transmite con el contacto. El virus puede ser liberado a través de la piel o mediante úlceras que al romperse liberan el virus. Por tanto, con el simple contacto, a través de las relaciones sexuales o con contacto genital con una persona infectada, es fácil contagiarse.

¿ Cómo sabemos si una persona está contagiada?

Es difícil saberlo. No obstante, antes de que aparezcan unas llagas visibles , la zona suele enrojecerse y picar bastante. El proceso de la infección se diferencia en dos estadios: el activo ( cuando existen llagas visibles) y el preactivo ( se sientes picores y hormigueos en zonas que más tarde se verán afectadas por las llagas).

Algunos consejos:

Dado que es un virus, las cremas bactericidas no tienen ningún efecto, de hecho pueden perjudicar aun más la infección. También hay que evitar cremas con cortisona que impiden que nuestro sistema inmunitario se movilice y combata la infección.

Evitar rascarse. Lo normal es que si al rascarte dañas una llaga, una úlcera, el virus pueda esparcirse a otra zona y estaremos empeorando el problema. Ponte una tirita para evitar esto. Si tocamos la zona infectada, lavarnos bien las manos antes y después.

Ropa holgada y de algodón. Tendremos que evitar ropa que nos apriete, que nos irrite, o "nos rasque". Por eso es mejor utilizar ropa de prendas naturales que son más amables y que sea holgada para que la zona se ventile mejor.

Secarse bien. Después de un baño en la piscina, en la playa es conveniente no permanecer mucho tiempo con el bañador mojado. Al salir de la ducha debemos secarnos bien. Deberemos utilizar una toallita solamente para esa zona, y no frotaremos para no perjudicar la infección.

Cuida la alimentación y evita el estrés. En ocasiones, la infección se desarrolla cuando nuestro cuerpo se siente débil. Si comemos mucha comida basura o tenemos mucho estrés, nuestro sistema inmunitario se debilita.


Remedios:

Además de los medicamentos y de los consejos antes mencionados, podemos echar mano a los siguientes remedios caseros.


  1. Colocaremos en una bolsa, o cubiertos con una tela suave un poco de hielo para poder aplicarlo en la zona.
  2. La harina de arroz o maizena sirve para reducir el picazón. Basta con aplicarlo sobre la zona.
  3. Preparamos una infusión de té (negro o verde). Cuando la sintamos fría, bañamos un algodoncito y empapamos la zona con esta.
  4. Podemos aplicar el mismo remedio anterior pero sustituyendo el té por malvavisco.
  5. Un remedio casero de la abuela consiste en pasarse un ajo por la zona hasta que escueza. Luego lavar con agua fresca.
  6. Aplicar sobre la piel Aloe Vera o Sábila para que las llagas se sequen.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...