La ducha vaginal

Cuando se sospecha de una infección, ya sea por hongos o por bacterias, cuando sentimos olores que pueden parecernos desagradables o simplemente por la sencilla intención de sentirse más frescas, se nos puede pasar por la cabeza realizarse la ducha vaginal o lavado vaginal. Una práctica que hacen más del 20% de las mujeres. Pero, ¿es realmente beneficioso? ¿conviene hacerse una ducha vaginal o no? y ¿qué son? Veamos:

¿Qué son las duchas vaginales?

Aunque se puede preparar de forma casera, la ducha vaginal es un método de limpieza de la vagina que consiste en un aplicador en forma de botella con una solución acuosa que generalmente se compone de agua y vinagre. No obstante, algunos productos tienen otros añadidos como antisépticos o fragancias especiales.

¿Cómo se aplica?

Se rellena la botella con el líquido y a través de una boquilla fina y flexible se introduce dentro de la vagina y se echa agua dentro.

¿Es bueno o no?

La mayor de los expertos recomiendan NO realizar las duchas vaginales. El problema de las duchas vaginales es que desajustan el equilibrio químico, el Ph de la zona genital y además, en contra de los que se cree, favorece futuras infecciones. De hecho se sabe que las mujeres que frecuentemente utilizan las duchas vaginales tienen un 70% más de posibilidades de padecer infecciones que las mujeres que no utilizan las duchas.

¿Puede traer complicaciones?

Sí, los lavados vaginales, al promover las infecciones puede producir problemas graves:
Favorece las infecciones tanto por hongos como por bacterias.
Enfermedad inflamatoria pélvica
Complicaciones durante el embarazo (prohibido en caso de embarazo) y problemas de fertilidad.
Mayor posibilidad de contraer enfermedades de transmisión sexual ETS.

Entonces, ¿qué manera hay de limpiar la vagina?

Realmente, la vagina tiene la capacidad de limpiarse sola mediante las mucosidades y secreciones. Y lo mejor que podemos hacer es cuidarse desde dentro. Tomar alimentos que faciliten el equilibrio del Ph, evitar grasas saturadas y azucares refinados te ayudarán a evitar infecciones y olores desagradable.

Granitos en la ingle, vulva y labios tras la depilación.

Es posible que después de la depilación de las ingles, labios vaginales y otra zona de la partes íntimas, nos aparezcan granitos pequeños. Estos granitos se producen por la inflamación de folículos pilosos.

Si no existe ningún problema, esta inflamación puede aparecer después de depilaciones las cuales, aun siendo más efectivas, irritan el folículo piloso. Como pueden ser la depilación láser, con cera o con maquinilla eléctrica.
Cuando se utilizan estos tipos de depilaciones se puede producir un enrojecimiento de la zona y esto puede inflamar el folículo. Al inflamarse la piel se cierra la salida del pelo y se puede inflamar.

Para evitar esto, exfoliar la piel y desinfectarla antes de la depilación, evitará las infecciones. Para la inflamación, lo mejor es utilizar ropa holgada, no utilizar ropa muy apretada y que sea de fibras naturales para que traspire la piel. Sino la ropa interior no tiene costuras o gomas,  mejor. También es adecuado bañarse con agua tibia y jabón neutro más amenudo después de la depilación.

Si se desea, también puedes adquirir cremas de prevención de vello subcutáneo que forman granos y quistes, y ampollas que retardan el crecimiento del vello.

Otros métodos de depilación, menos agresivos pero también menos eficaces, son los de cuchillas o cremas depilatorias.

Tienes granitos y crees que puede ser por alguna infección: ENLACE.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...