SANGRE EN LA ORINA.


La presencia de sangre en la orina recibe el nombre de hematuria y se puede clasificar como hematuria microscópica o macroscópica. Microscópica cuando la cantidad de sangre en la orina es tan poca que no se ve a simple vista y macroescópica cuando hay tanta cantidad que sí se puede observar a simple vista.

La hematuria se presenta tanto en mujeres como en hombres, y las causas pueden ser las mismas exceptuando que el origen de la sangre sea producido por una afección en la próstata.

Entre las causas podemos encontrar:

Restos de menstruación. En ocasiones, y sobre todo los días siguiente a la deprivación y durante los días de ovulación, pueden desprenderse restos de sangre que se pueden juntar con la orina. En estos casos es indoloro y suele coincidir con las fechas indicadas.

Cistitis y uretritis. Probablemente la causa más común. En estos casos, la sangre en la orina puede ir acompañada de picazón, escozor al orinar y rojeces.

Pielonefritis o infección renal. Estas suelen ser infecciones más graves y entre los síntomas podemos encontrar dolores en la espalda y molestias y debilidad y fiebre. Además suelen ir acompañados de los síntomas similares a los de las cistitis y uretritis.

Piedras en los riñones. Cuando hay piedras o arenilla en los riñones, se suelen sufrir cólicos muy dolorosos en la zona. Y sobre todo al orinar.

Glomerulonefritis. Es una inflamación de la zona de filtrado de los riñones, puede ser provocado por una enfermedad viral o bacteriana, además de ser más frecuentes en personas con diabetes.

Cáncer de vejiga y de riñón. Perdidas de peso, fiebres, nauseas, debilidad y otros síntomas sueñen acompañar esta enfermedad. Suele darse en personas mayores de 50 años.

El tratamiento para la hematuria dependerá pues de el origen de la sangre. Puede ir desde antibióticos hasta ondas de choque para la rotura de piedras renales. En todo caso, será el médico quien deba indicar el tratamiento. No obstante, mmientras tanto, la ingesta de mayor cantidad de agua es siempre acertado y no beber bebidas irritantes como alcohol o café es adecuado sea cual sea la causa.

BARTOLINITIS, SÍNTOMAS Y REMEDIOS

Se llama Bartolinitis a la inflamación de las glándulas de Bartolino. Estas son unas glándulas del tamaño de un garbanzo y que se encuentra en ambos lados de la vagina y su función es la de lubricar los labios para favorecer la función sexual.

La inflamación de las glándulas de Bartolino se producen cuando a causa de la obstrucción del conducto de salida las glándulas no pueden verter el líquido producido y se va hinchando. Normalmente, la inflamación de salida de los conductos se produce por la infección de estos, infección generalmente producida por bacterias E. coli del intestino o el Staphylococcus aureus.

Entre los síntomas más destacables de la Bartolinitis encontramos el dolor. Un fuerte dolor que incluso podemos notar con un simple roce o al caminar.

El modo de solucionar el problema de la infección es pues atacar el elemento patógeno.

Lo primero, mantener una higiene adecuada es necesario. Así evitaremos futuras infecciones. Y además una alimentación con menos azucares también ayuda a mantener el Ph adecuado.
La gonorrea y otras enfermedades de transmisión sexual también pueden producir la infección. Tenemos que tener en cuenta que la mayoría de las infecciones se producen sobretodo entre los 20 a 30 años. Edad de mayor fertilidad y madurez sexual.
Cuando la causa han sido infecciones bacterianas, lo ideal es acudir al ginecólogo para que nos recete un antibiótico adecuado.

HIGIENE VAGINAL, OLOR DESAGRADABLE Y FUERTE.

Cuando sentimos un cierto olor, un olor más fuerte de lo normal que tiene su origen en las partes íntimas y que en muchos casos va acompañado de un picor o escozor en la zona, lo normal es pensar que se debe a una mala o ineficiente higiene vaginal y, queriendo remediarlo, probablemente tomemos la decisión equivocada de realizarnos una ducha vaginal. 


Una ducha vaginal consiste en enjuagar o limpiar la zona vaginal con agua proyectada o con agua y sales. Aunque se puede hacer la mezcla de forma casera, existen algunas variedades en farmacias que nos pueden simplificar la operación.

Pero antes que nada, conviene saber si es acertado hacer una ducha vaginal o no. Por que el olor vaginal, si es causado por una infección puede deberse justamente a lo contrario que cabría pensar, puede deberse a un exceso de limpieza.

Es cierto que el olor (y sobre todo si va acompañado de picor, escozo o flujo) puede deberse a una infección, ya sea bacteriana o  causada por hongos. Y que esta infección se haya producido por una proliferación del agente infeccioso. Pero nuestro cuerpo tiene la capacidad de minimizar estos efectos, de reducir los agentes infecciosos y eliminar la infección en su totalidad (excepto en algunos casos). Para que se produzca esta autolimpieza el cuerpo debe mantener un equilibrio del Ph y una flora vaginas adecuada. Algo que no sucede cuando se realizan duchas vaginales. Las duchas vaginales no únicamente eliminan las bacterias "malas", también eliminan las "buenas", las que nos beneficias y combaten las infecciones. Las duchas vaginales nos desajustan el Ph y el equilibrio de nuestra flora intestinal.

 Entonces, como mantener una higiene adecuada para evitar infecciones y malos olores. 

Pues lo ideal, para mantener una zona íntima cuidada es utilizar productos higiénicos que no alteren el Ph, que no sean agresivos y que no contengan perfumes que puedan irritar la piel. Lo mejor es pues agua tibia o fresca con un jabón suave.

Respecto a la ropa interior, esta debe cambiarse mínimo una vez al día y debe ser lavada en caliente a mínimo 70 grados. Nunca poner mojada.

La zona interior debemos recordar que se limpia sola, pero hay alimentos que favorecen la proliferación de esta. Azúcares, pan, leche, carnes rojas, etc... son alimentos que deben reducirse, ya que desajustan el Ph y son alimento de las bacterias y hongos causantes de la infección.

Siempre que toquemos la zona íntima con las manos, estas deben estar bien limpias. Además, cuando nos limpiemos debemos hacerlos siempre de delante hacia a atrás.

No llevar el traje de baño mojado durante mucho tiempo.


 La higiene antes y después del sexo. 

La práctica higiénica no es diferente de la escrita en la parte superior. En principio hay que tener en cuenta que las bacterias, la flora vaginal, si no se encuentra infectada, no causa ningún problema al órgano masculino.

Por supuesto, se debe limpiar la zona anal si en los juegos se realiza esta práctica.

Después de sexo hay que limpiarse con agua y jabón suave. Una ducha puede ser recomendable pero si te encuentras fuera de casa o no puedes, las toallitas son una buena opción.

POLEO PARA LAS INFECCIONES VAGINALES.


En la mayoría de los casos, las sensaciones de escozor, de irritación o quemazón en la vulva, labios, uretra o vagina, son causados por problemas de infección, normalmente de origen bacteriano, parásitario o por hongos. Para estos casos, lo ideal es utilizar un antiséptico que elimine el patógeno sin ser irritante, y que podamos utilizar para combatir la infección tanto por dentro como por fuera.

Para conseguir esto, podemos echar mano al poleo o poleo menta (Mentha pulegium). Su nombre ya hace referencia a la capacidad de la planta de eliminar ciertos parásitos, pulegium viene de la palabra pulica, que quiere decir pulga. Haciendo referencia a la costumbre que se tenía antaño de espantar las pulgas con esta planta. El poleo menta contiene mentol, timol, cineol, y otros ingredientes antisépticos que la convierten en el perfecto antibacteriano y antiséptico, e ideal para combatir la infección tanto por fuera como por dentro.

Para combatir la infección, de orina, vaginal, uretra o riñones, tenemos que beber mucha agua y podemos beber parte de esta agua con infusiones de poleo. Se deben tomar dos al día: una antes de acostarse y otra por la mañana.

Si las molestias están en el exterior, labios, parte externa de la vagina o vulva, se deben hacer baños de asiento una vez al día, sobre todo antes de acostarse. Después secarse con una toalla limpia y utilizar ropa interior holgada.



YIN YANG Y Candidiasis.

Es curioso como la medicina tradicional china, que busca un equilibrio en el cuerpo (y en todo en general) entre lo que representa entre el yin y el yang, entre la energía femenina y masculina, entre lo expansivo y la contracción, entre dos fuerzas opuestas en general... coincide con aquello que empiezan a aconsejar desde los últimos años la medicina occidental.
Sobre todo en la máxima que afirma que el hay que conseguir el equilibrio del cuerpo, y esto se consigue con la alimentación.

La Candida, el nombre que recibe un conjunto de hongos molestos que tenemos en el cuerpo y causantes delas infecciones en la zona genital (y otros) , se desarrolla de manera descontrolada cuando existe un desequilibrio químico en el cuerpo que favorece la proliferación del hongo.

En la medicina occidental, en dietética y nutrición, se aconseja evitar ciertos productos acidificantes, aconsejan tomar alimentos que metabolizamos con un resultado alcalino. Casualmente, estos alimentos aconsejados por la medicina convencional son los que en China se conocen como  energía yin: azúcares, edulcorantes artificiales, café, colorantes, bebidas fermentadas como los vinos, vinagres, las cervezas; los productos lácteos.

Los alimentos que en la medicina tradicional china se les conoce como yin, son alimentos inmunosupresores ( el sistema inmune pierde la capacidad de resistir a infecciones), son alimentos fríos, húmedos, suaves y de color oscuro. Son yin los alimentos acuáticos, como el pescado y las algas, los que crecen en la oscuridad o bajo tierra, como los champiñones y las raíces, así como la avena, la cebada, ...

En la imagen inferior se puede ver los alimentos yin y los yang. Lo ideal es mantener un equilibrio, pero si observas bien, podrás ver que nuestra alimentación suele ir hacia la alimentación yang. Según la medicina tradicional china, los alimentos que se encuentren más centrados en la imagen son aquellos más equilibrados y por tanto los que nos resultan más beneficiosos. En cambio, los alimentos que se sitúan en el extremo deben ser tomados en menos cantidad.




EL BICARBONATO DE SODIO

Puede que sintamos molestias en la zona de la uretra, en la zona de la bulbar o los labios. Quizá viene acompañado de escozor al orinar o incluso dolor. Un remedio casero que nos va aliviar y a combatir los problemas de infección o de orina demasiado ácida es el bicarbonato de sodio.

El bicarbonato de sodio es un ingrediente muy alcalino. Por tanto, y gracias al sodio, combate directamente la acidez de la micción cuando esta entra en contacto con zonas que podemos tener irritadas y que puede ser la causa de escozor, ardor, dolor. Las infecciones en la vejiga o las de de orina que pueden producir uretritis, cistitis, o pielonefritis, también se reducen gracias a la alcalinización del Ph de la zona evitando así la proliferación de hongos y bacterias patógenas. 

 Para tomar el bicarbonato  se recomienda primero tomar un vaso de agua y luego otro pero este tiene que tener una cucharada de bicarbonato sódico disuelta. Esto debe realizarse 2 veces al día. Si estás embarazada o tienes más de 60 años, reduce la dosis a media cucharada y recuerda comentarselo al doctor. Por eso de que el sodio y la hipertensión están relacionados.

Recientemente descubrí una web donde se mencionaban los beneficios de tomar bicarbonato sódico, y son muchos: la piel, los dientes, acidez, etc... ENLACE.

SABER EL ORIGEN DEL LA IRRITACIÓN VAGINAL Y VULVAR.

Saber cual es la causa y el origen de nuestras irritación o molestia vaginal o vulvar es imprescindible para el tratamiento. Aparte de las molestias que pueden causar los rozamientos y las alergias de los materiales en contacto, las causas más comunes de infección son: 



El Ph de la zona genital oscila entre 5 y 6, aunque en algunos casos puede bajar de 5 o superar los 6, dependiendo de la fase hormonal o vital, como durante la ovulación o la menstruación o en la menopausia. En estos momentos es más fácil que se desarrolle uno de los trastornos que ya hemos visto.

PARA EL DOLOR AL ORINAR: LA AVENA.

Ya vimos en otra entrada como utilizamos la cebada  (ENLACE) como el ingrediente de un remedio necesario para hacer desaparecer esa molestia, escozor y picor al orinar. En este, vamos a tratar de hacer el remedio con la avena, otro cereal que nos remineraliza y ajusta nuestro Ph y, desinflama vías urinarias, además tiene un efecto diurético que ayudará a expulsar el agente infeccioso.


En un litro de agua hirviendo se vierten dos cucharadas de avena. Se deja hervir durante 1 hora a fuego lento. Si lo deseas, puedes darle un poco de sabor con un poco de limón o miel de equinacea.

Debes tomar 2 vasos grandes de agua de avena. Posteriormente tome un vaso grande cada 20 minutos durante tres horas. El objetivo es limpiar todas las vías urinarias del agente infeccioso.
Para lograr que la orina sea menos ácida, tome cada hora un vaso de agua de cebada con una cucharadita de avena.


Recordar que hay que beber suficiente agua y no postergar la micción. Sabremos que hemos bebido suficiente agua si el color es transparente. Si es de un color amarillo oscuro, hay que beber más agua.

La dieta... algo a tener en cuenta.

Cuando Hipócrates, uno de los primeros médicos de Grecia que fue uno de los creadores de las bases de la medicina moderna, dijo "que tu comida sea tu alimento y tu alimento tu medicina",  sabía exactamente la importancia que tenía la comida que ingerimos sobre nuestra salud. Algo, que ahora se suele olvidar por el interés de vender comida rápida, poco nutritiva y llena de conservantes, colorantes y demás sustancias sintéticas pero que es más económica y da más beneficio.

Se sabe que aquellos alimentos refinados, alimentos con conservantes, colorantes, aditivos químicos, el consumo de alcohol, etc... producen una mayor cantidad de desechos tóxicos que el cuerpo debe eliminar. Entre las formas de eliminar estas toxinas, están, por ejemplo, el aliento, el sudor, las heces, orina secreciones varias, entre ellas también incluidas las secreciones vaginales.

El azúcar (sobre todo el blanco), el alcohol y los productos químicos añadidos a los alimentos procesados, son los responsables por una parte de la irritación de la zona sensible genital, y por otra de alterar el Ph vaginal. Esto último favorece la proliferación de infecciones de hongos y bacteriana. 

Una buena higiene, alimentos naturales, ecológicos, fruta y verdura bien lavada, evitar el exceso de azúcar y el del alcohol y también algunos medicamentos como antiinflamatorios o esteroides, es la mejor manera de eliminar posibilidades de padecer irritaciones e infecciones en la zona genital además, de otras molestias como olor vaginal o sudoración excesiva.

Alimentos beneficiosos y alimentos prohibidos, ENLACE.

FOTODEPILACIÓN, LÁSER E IRRITACIÓN.

Cada vez más son las mujeres que recurren a la depilación láser, fotodepilación, o cualquier otro tipo de depilación definitiva para eliminar el vello de esta zona tan sensible. Esta depilación es un tratamiento estético que tiene el objetivo de eliminar el vello de la zona íntima pero que se convierte en una verdadera agresión... y que lejos de ser un remedio higiénico, puede convertirse en un problema que puede ser la causa de molestias e incluso aumentar la probabilidad de infección e irritación de la zona vulvar y de los labios de la zona genital.

La mayoría de los ginecólogos recomiendan no realizarse una depilación definitiva por varios motivos. Por ejemplo, se sabe que esta zona tan sensible se irrita más fácilmente por el roce cuando no hay ese vello que sirve de protección, bien con la ropa interior, bien con los salvaslips. Al irritarse también es más fácil una posible infección.

Otro motivo es la eliminación del bulbo capilar cuando se utilizan estos métodos de depilación definitiva. Ya que esto también destruye las glándulas sebáceas y que tienen el objetivo de proteger la piel y mantener el Ph adecuado para evitar la proliferación de hongos y bacterias. Al no producir este aceite natural, la piel se reseca y se irrita ante cualquier roce. Es posible que aparezcan más granitos y que estos se infecten.

Así que ya sabes, puedes depilarte pero si quieres evitar las infecciones, las irritaciones en la vulva y los labios de la zona genital, es más recomendable hacerlo de forma puntual. Piensa que si por algún motivo te produce molestias una depilación definitiva, ya no podrás volver atrás y esas molestias pueden ser para toda la vida.

El herpes genital.

Una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más frecuentes. De hecho, se ha podido comprobar que el 25% de la población pasa una vez por este mal trago, así que si tienes un herpes, no te preocupes, no eres la únic@.

¿Cómo sabemos si tenemos un herpes genital?


Los síntomas del herpes genital son:

- Flujo vaginal de un color amarillento.
- Escozor al orinar.
- Aparecen ampollas y úlceras en la piel.
- Fiebre.
- Malestar.
- Dolores en la parte baja de la espalda, ingles y rodillas.

¿Qué produce el herpes?

El causante de este mal, es el virus VHS2, virus herpes simplex II (también el VHS1, pero es menos frecuente y menos grave). Y se transmite a través del contacto genital y sus secreciones. Los herpes del tipo VHS1,  son menos graves, y también son causantes de los herpes en los labios, boca, etc... Y se puede contagiar por sexo oral.

¿Cómo evitarlo?

Dado que el contagio se produce por el contacto de las zonas genitales de un infectado y otro que no lo esté, la mejor manera de evitar el contagio sería abstenerse de tener relaciones. Si se mantienen, la siguiente mejor opción es utilizar anticonceptivos de barrera como el preservativo. Pero hay que tener en cuenta que las llagas y ampollas pueden aparecer en la parte externa, en una zona que no puede cubrir y proteger el preservativo y son estas ampollas las que producen el contagio.

Hay que tener en cuenta que una persona con herpes genital, no siempre tiene síntomas visibles y que podemos infectarnos sin saber si una persona lo tiene o no. Es por eso que lo más aconsejable (y siendo realistas) sería mantener relaciones con una pareja estable y monógama.

¿Tiene cura?

Hasta ahora no existe una cura definitiva para el herpes genital. El virus del herpes es capaz de ocultarse en el interior del cuerpo y aparecer de vez en cuando por algún motivo desencadenante como el estrés, la debilidad, la enfermedad, y otras...

Aunque el virus es difícil de hacer desaparecer, siempre se pueden mantener a raya con ciertos medicamentos. Esto medicamentos se dividen en dos grupos: los que están enfocados para reducir los síntomas de los brotes (tratamiento episódico) y los medicamentos que tratan de prevenir la aparición de los brotes (terapia supresiva) . La terapia supresiva son tratamientos más largos. Y cada tratamiento debe ser supervisado por un especialista de la salud.


Los irritantes químicos.

Una de las causas que pueden llegar a producir picor, irritación o molestias en la vagina, vulva, o labios, son los irritantes químicos. Dentro de los productos químicos que nos pueden provocar la irritación de la vulva y la entrada a la vagina, podemos encontrar: tampones, compresas y salvaslip perfumados, papel higiénicos irritados, ropa interior de fibras sintética, detergentes y suavizantes de ropa, jabones, cremas y aerosoles femeninos, toallas higiénicas perfumadas, etc... Algunos serán productos irritantes y otros producirán una reacción alérgica. Para diferenciarlos, basta con pasarse el producto por otra zona del cuerpo (por ejemplo por el dorso de la mano), si produce reacción alérgica es porque no es un simple irritante, sino un alérgeno.

Estos productos tienen elementos químicos irritantes que, en algunos casos pueden ser alérgicos, por eso es conveniente evitarlos y usar productos más naturales.

La parte buena de que las irritaciones o prurito vulvar sean causados por estos productos es que tienen una fácil solución, basta con evitarlos e ir probando hasta encontrar exactamente cual es el que nos afecta. 

La ducha vaginal

Cuando se sospecha de una infección, ya sea por hongos o por bacterias, cuando sentimos olores que pueden parecernos desagradables o simplemente por la sencilla intención de sentirse más frescas, se nos puede pasar por la cabeza realizarse la ducha vaginal o lavado vaginal. Una práctica que hacen más del 20% de las mujeres. Pero, ¿es realmente beneficioso? ¿conviene hacerse una ducha vaginal o no? y ¿qué son? Veamos:

¿Qué son las duchas vaginales?

Aunque se puede preparar de forma casera, la ducha vaginal es un método de limpieza de la vagina que consiste en un aplicador en forma de botella con una solución acuosa que generalmente se compone de agua y vinagre. No obstante, algunos productos tienen otros añadidos como antisépticos o fragancias especiales.

¿Cómo se aplica?

Se rellena la botella con el líquido y a través de una boquilla fina y flexible se introduce dentro de la vagina y se echa agua dentro.

¿Es bueno o no?

La mayor de los expertos recomiendan NO realizar las duchas vaginales. El problema de las duchas vaginales es que desajustan el equilibrio químico, el Ph de la zona genital y además, en contra de los que se cree, favorece futuras infecciones. De hecho se sabe que las mujeres que frecuentemente utilizan las duchas vaginales tienen un 70% más de posibilidades de padecer infecciones que las mujeres que no utilizan las duchas.

¿Puede traer complicaciones?

Sí, los lavados vaginales, al promover las infecciones puede producir problemas graves:
Favorece las infecciones tanto por hongos como por bacterias.
Enfermedad inflamatoria pélvica
Complicaciones durante el embarazo (prohibido en caso de embarazo) y problemas de fertilidad.
Mayor posibilidad de contraer enfermedades de transmisión sexual ETS.

Entonces, ¿qué manera hay de limpiar la vagina?

Realmente, la vagina tiene la capacidad de limpiarse sola mediante las mucosidades y secreciones. Y lo mejor que podemos hacer es cuidarse desde dentro. Tomar alimentos que faciliten el equilibrio del Ph, evitar grasas saturadas y azucares refinados te ayudarán a evitar infecciones y olores desagradable.

Granitos en la ingle, vulva y labios tras la depilación.

Es posible que después de la depilación de las ingles, labios vaginales y otra zona de la partes íntimas, nos aparezcan granitos pequeños. Estos granitos se producen por la inflamación de folículos pilosos.

Si no existe ningún problema, esta inflamación puede aparecer después de depilaciones las cuales, aun siendo más efectivas, irritan el folículo piloso. Como pueden ser la depilación láser, con cera o con maquinilla eléctrica.
Cuando se utilizan estos tipos de depilaciones se puede producir un enrojecimiento de la zona y esto puede inflamar el folículo. Al inflamarse la piel se cierra la salida del pelo y se puede inflamar.

Para evitar esto, exfoliar la piel y desinfectarla antes de la depilación, evitará las infecciones. Para la inflamación, lo mejor es utilizar ropa holgada, no utilizar ropa muy apretada y que sea de fibras naturales para que traspire la piel. Sino la ropa interior no tiene costuras o gomas,  mejor. También es adecuado bañarse con agua tibia y jabón neutro más amenudo después de la depilación.

Si se desea, también puedes adquirir cremas de prevención de vello subcutáneo que forman granos y quistes, y ampollas que retardan el crecimiento del vello.

Otros métodos de depilación, menos agresivos pero también menos eficaces, son los de cuchillas o cremas depilatorias.

Tienes granitos y crees que puede ser por alguna infección: ENLACE.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...