Óvulos para la infección.

 En muchos casos acudimos al ginecólogo para remediar cierto dolor, escozor o malestar y nos receta óvulos. ¿Qué son estos óvulos?

Pues bien, realmente no son óvulos, se llaman así por la forma que tienen y por el modo de aplicarlo. Los óvulos que son de forma ovalada y suaves, deben introducirse (por eso no se recomienda si se es virgen) para así cumplir su función.

Generalmente tienen componentes cicatrizantes y regeneradores, además de otros antiinfecciosos. Normalmente los óvulos suelen utilizarse o bien para infecciones bacterianas o para infecciones por hongos (como la famosa Cándida).

Existen muchas marcas comerciales pero en general, hay varios consejos similares para todas:


  • Se aconseja introducir por la noche. Así se consigue un mejor resultado.
  • Si empieza a bajar la regla, no te preocupes, hablalo con el ginecólogo. Aunque no suele haber ningún problema.
  • No debe tomarse durante el embarazo.
  • Si estás buscando el embarazo, será mejor esperar al tratamiento.
  • No beber alcohol.
  • La textura suave y blanda del óvulo permite la introducción fácilmente, pero algunas marcas facilitan un aplicador.



Preservativo e irritación.

¿Pueden irritar los preservativos? ¿Cómo solucionarlo? ¿Hay preservativos que no sean de látex? ¿Se puede poner un lubricante al preservativo?

SÍ, los preservativos pueden irritar, y por varios motivos. Veamos:

1º- Por alergia al látex. El látex es un material que puede producir alergia, para comprobar si se es alérgico/a al látex, basta con pasarse por la zona un guante de látex. Si le produce irritación, produce picor, o aveces salen unas pequeñas señales como pequeñas quemaduras, es que existe alergia al látex. La solución a esto, es muy sencilla, comprar otros preservativos que no sean de látex (como los de poliuretano o piel de cordero, que es natural). Aunque quizá son un poco más caros, pero merece la pena.
Otro tipo de alergias que producen la irritación y daño con contacto con el preservativo son los que tienen espermicida. Por eso, es mejor comprar aquellos que no lo contengan.

2º- Por falta de lubricación. Notar que en la penetración se produce fricción entre las partes y no es por alergia al látex ni por algún tipo de infección, puede que sea por falta de lubricación. Resolver esto es muy sencillo, ya que hay cremas lubricantes. En general, los preservativos llevan lubricante, pero si se seca o necesitas más, puedes utilizar lubricantes. Los mejores son los hidrosolubles que no dañan el látex. Estos se encuentran en sexshops, farmacias, aunque también puedes utilizar cremas hidratantes como Nivea o Vaselina. En estos casos debes intentar excitar y relajarte para lubricar de forma natural.

3º- Por algún tipo de infección. Una cistitis, uretritis, infecciones vaginales o vulvares que al mínimo roce (no solo por el preservativo) produce irritación, dolor, prurito. En estos casos lo mejor es acudir al ginecólogo. Tomar zumo de arándanos en ayunas y alimentos probióticos son remedios caseros y naturales que ayudan a eliminar la infección. Además en el blog puedes ver algunos otros remedios y consejos.
Se recomienda abstenerse hasta saber exactamente porqué se produce.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...