La sequedad vaginal sin infección: dolor e irritación.

Anteriormente, hemos hablado del problema de la sequedad vaginal durante la menopausia (ENLACE) y de la sequedad a causa de las pastillas anticonceptivas (ENLACE).
En muchos casos, la sequedad vaginal, la falta de la lubricación trae molestias, picores, rozamientos, y hasta sequedad y descamación de la piel. Entre las posibles causas (descartando la menopausia y las pastillas) podemos encontrar:

El sexo. Aquellas molestias que suelen ser peores a la hora de tener relaciones, quizá se deba descartar que no se tiene alergia al látex. Esto es fácil saberlo, símplemente utilizando unos guantes de látex que al colocartelos producirán reacciones en la piel de la mano, es una buena señal para asegurarnos. Si es así, lo mejor es utilizar preservativos que no contengan látex. Si no tiene que ver con el látex, puedes utilizar lubricantes comerciales y además, tomate tu tiempo. Mejor que vayas poco a poco.

Medicamentos: Aparte de la pastilla anticonceptiva, hay otros medicamentos que también pueden producir sequedad vaginal. No tienen por qué ser medicamentos muy agresivos como aquellos utilizados para la quimioterapia o diálisis renales, otros como los antidepresivos, los antihistamínicos y los diuréticos, disminuyen la cantidad de flujo vaginal.

El postparto y la lactancia, son dos típicas etapas en las que afecta negativamente en la producción de flujo. Durante estas dos etapas de la vida, el nivel de estrógenos se reducen drásticamente, y produce el mismo efecto que durante la menopausia.

El estrés. Aunque no le damos mucha importancia porque entendemos que es normal vivir con estrés, es sabido que el estrés perjudica la producción de lubricación y puede dar lugar a sequedad en torno a los ojos, la boca y tambiénlas zonas íntimas. Pero no solo eso, también contribuye a reducir la capacidad del sistema inmunológico facilitando nuevas infecciones.

Otra causa es la irritación producida por ropa interior sintética, perfumes, jabones agresivos, etc. Por ejemplo, es sabido que el salvaslip no se recomienda utilizarlo normalmente.




Para el dolor: agua de cebada.

El ardor, escozor y el dolor que se presenta con un simple roce o al orinar a causa de una infección o una simple irritación, es verdaderamente un dolor muy molesto. Si quieres que desaparezca, puedes echar mano a este remedio sencillo que nos va a ayudar.

Para este remedio casero vamos a  utilizar las propiedades de la cebada, las de regular el Ph y eliminar las bacterias alojadas en las vías urinarias. El agua de cebada es un remedio tradicional para las infecciones de las vías urinarias. Prepárela hirviendo una cucharadita de cebada en un litro de agua durante una hora. Si quieres, puedes darle sabor con limón o miel de equinacea, mejor que con azúcar.

Debes tomar 2 vasos grandes de agua de cebada. Posteriormente tome un vaso grande cada 20 minutos durante tres horas. El objetivo es limpiar todas las vías urinarias.
Para lograr que la orina sea menos ácida, tome cada hora un vaso de agua de cebada con una cucharadita de levadura.

También puedes hacer otro remedio con Avena:  ENLACE.

Flujo vaginal e infección.

Normalmente, no nos damos cuenta, pero en ocasiones sentimos que la cantidad de flujo, su aspecto o su olor a cambiado. Dependiendo de cómo sea, puede que se deba a un proceso hormonal normal o a una posible infección aun sin desarrollar. Veamos pues, que información nos da el flujo vaginal.

Primeramente, el ciclo hormonal tiene un efecto directo sobre la cantidad de flujo vaginal. Es normal que los días de ovulación se tenga más. También es normal que aparezca mayor cantidad antes de las relaciones y antes de la regla.

Lo que SÍ son señales de la infección son:
Un olor diferente, un poco desagradable.
El aspecto es menos fluido, más denso.
El color cambia, ahora deja de ser transparente o blanquecino a un color grisáceo y verdoso
En algunos casos, el flujo vaginal puede ir acompañado de pequeños hilitos de sangre.

Viendo el tipo de flujo vaginal, ¿puedo saber de qué tipo de infección se trata?
Para las infecciones más comunes sí. Veamos:


  • La vaginitis bacteriana (40-50% de los casos) presenta un  flujo espumoso y de color grisáceo, con olor desagradable, similar al del pescado.
  • Las infecciones causadas por hongos (20-25% de los casos)  tienen un  flujo vaginal blanco y espeso, parecido al requesón, con presencia de  escozor  y ardor en vagina.
  • La tricomoniasis (15-20% de los casos)  origina un flujo grisáceo o amarillo verdoso, espeso, de olor rancio, como a humedad. Puede presentar picazón vaginal y dolor al orinar.


Sobre las duchas vaginales.

En muchos casos, cuando tenemos una infección vaginal puede aparecer mayor cantidad de secreciones que contribuyen a un tipo de olor característico y que nos incomoda. Si sucede esto, no debemos preocuparnos... con una buena higiene nadie lo notará. Y mucho menos, debemos hacernos una ducha vaginal, a no ser que nos sea recetado por el médico.

¿qué es una ducha vaginal?

Las duchas vaginales son lavados de la vagina, por lo general, con una mezcla pre-envasada de líquidos. Algunos ingredientes pueden ser agua (por supuesto), vinagre, bicarbonato de sodio o cualquier otra solución salina.

¿por qué NO es recomendable la ducha vaginal?

El cuerpo tiene la capacidad de eliminar los patógenos por sí mismo. Cuando hacemos una ducha vaginal, no solo eliminamos los microorganismo "malos" sino también los "buenos" (alteración de la flora bacteriana). Al suceder eso, eliminar los "buenos", también estamos desajustando el Ph de la zona y dejamos libre que la infección se desarrolle y se haga más seria. (más sobre el PH).

Además, las investigaciones han demostrado que las mujeres que usan duchas vaginales de manera rutinaria tienden a tener más problemas que las mujeres que no las usan o que las usan rara vez ya que sus defensas se ven disminuida y el Ph descompensado. Entre los síntomas, se incluyen irritación vaginal, infecciones (llamadas vaginosis bacterial o VB) y enfermedades de transmisión sexual (ETS.) Por otra parte, las mujeres que usan duchas vaginales con frecuencia tienen más riesgo de contraer una enfermedad pélvica inflamatoria (EPI.).



El estrés, el PH y las infecciones vaginales.

Son muchas mujeres que observan que cuando pasan una época estresadas o ansiosas, sus picores e irritaciones en vulva o vagina aumentan o se hacen más persistentes.
Ante todo decir que es verdad, que no se trata de imaginaciones o ideas sin sentido. Todo lo contrario, el estrés y la ansiedad es un factor fundamental que puede producir más irritación.

Seguramente habrás visto como a personas nerviosas, se les cae el pelo, les aparece caspa, están más veces resfriadas al año o sufren de deficiencias de vitaminas.  Esto es causado por el estrés. Piensa que el estrés afecta principalmente al sistema inmunológico, y a las funciones metabólicas. Esto se traduce en que el cuerpo no se pueda defender de ataques de bacterias u hongos como Escherichia coli o la Candida (los principales causantes de las infecciones).

Por otra parte, el estrés modifica el Ph, y como hemos dicho en otras ocasiones, un Ph ácido aumenta la posibilidad de infección. Cuando estamos ansiosos o nerviosos, no respiramos profundamente y la entrada de oxígeno en el cuerpo es menor a la óptima. A menor oxigeno ph más ácido. MÁS SOBRE EL PAPEL DEL PH.

Y por último, cuando está estresado su sistema nervioso está en alerta, y las pequeñas sensaciones pueden llegar a sentirse más fuerte, con más picor y más dolor.

Lo mejor para evitar el estrés es primero hacer actividades relajantes, escuchar música, leer un libro, practicar yoga, etc.. y segundo, tomarse la vida de otra manera más tranquila.


Cambiemos el azúcar por Stevia.

Stevia es un género de plantas que tiene un sabor dulzón, es un edulcorante natural. Comparado con el azúcar, tiene un sabor dulzón más tenue al principio de su degustación y una duración más larga que los del azúcar común.

Hay que tener en cuenta que el azúcar, sobre todo el blanco, produce un efecto acidificante muy fuerte y cuando hay un Ph muy ácido, es más fácil que se produzca una infección. EL PAPEL DEL PH.

Algunos estudios indican una alta actividad antibiótica de la Stevia, especialmente contra las bacterias que atacan las mucosas y los hongos que originan la vaginitis en la mujer, sobre todo la Candida Albicans que provocan vaginitis en forma recurrente.

Además Stelvia es un alimento muy bueno, es más antioxidante que el té verde y no se procesa en el hígado, no tiene peligro de sobredosis ni es cancerígeno como otros edulcorantes sintéticos y muchos médicos lo aconsejan a pacientes con diabetes.

Es fácil de encontrar en herbolarios y tiendas especializadas, pero dado que sus propiedades y beneficios cada vez son más conocidos, cada vez más se pueden encontrar en supermercados y tiendas de alimentos.

Pero bueno, como todo tampoco hay que abusar y tomar Stevia cada dos por tres. No es aconsejable tomar si deseas quedar embarazada.

Infecciones y el SALVASLIP.

Imagen de artesanio.
Aunque la televisión no pare de aconsejarnos los salvaslip como el un método indispensable para una higiene de nuestra zona íntima, lo cierto es que el uso frecuente de estos productos consigue exactamente lo contrario.

Cierto es que en muchas mujeres el salvaslip no les ocasiona ningún problema, pero en otros casos, sobretodo si eres una mujer con infecciones recurrentes de hongos (como la Cándida) es perjudicial utilizarlos.

La utilización diaria de salvaslip produce una falta de traspiración de la zona genital y las fibras sintéticas son el mejor método de conseguir las  condiciones perfectas de humedad y calor para la proliferación del hongo.

Por último, suele suceder los mismo con compresas o tampones, pero hay que tener en cuenta que estos se usan únicamente los días de la regla y se cambien frecuentemente, esto hace que sean menos dañinos para las infecciones y irritaciones.

La alternativa a los salvaslip es utilizar ropa interior de algodón, y cambiarla frecuentemente los días de más flujo, que generalmente son los días de ovulación o puedes comprar los que son de fibras naturales que permiten una mejor transpiración. También puedes utilizar compresas de algodón, que quizá son menos estéticas pero son más higiénicas

Arándano para la cistitis.

Desde hace tiempo se sabe que el arándano rojo es beneficioso para problemas de cistitis, infecciones de orina, uretritis e infecciones de riñón. De hecho, es aconsejado por médico y ginecólogos y en algunos casos se aconseja antes que la receta de antibióticos. Veamos pues, por qué esta pequeña fruta es bueno para las infecciones del aparato urinario.

La mayoría de los casos de infección urinaria está provocado por 'Escherichia coli', una bacteria que se encuentra en los intestinos. La orina ayuda a eliminar las bacterias de la vejiga; sin embargo, algunas veces, éstas se multiplican tan rápidamente que algunas permanecen en el citado órgano.La bacteria 'E. coli' es capaz de adherirse al tracto urinario y formar delgadas 'biocapas' que facilitan que la bacteria prospere en el organismo, es cuando se produce la infección, inflamación y demás molestias. El zumo de arándano, sin embargo, tiene la 'virtud' de evitar que la bacteria se adhiera a las células del tracto urinario y 'fabricar' el citado 'biofilm'. De este modo, es más fácil que las bacterias sean expulsadas con la orina y se reduzca el riesgo de infección.

Esto fue explicado hace un par de años por un estudio realizado y presentado en la  Reunión de la Sociedad Química Americana.
La ventaja que tiene el arándano comparándolo con los antibióticos es que el antibiótico también reduce la capacidad inmunitaria de nuestro cuerpo, por tanto, también la capacidad de combatir la infección. En cambio, el arándano no reduce la capacidad de defenderse de nuestro cuerpo.

 Así que ya sabes, si notas picor, enrojecimiento, dolor al orinar y crees que se puede deber a una infección, lo primero es una cita con el ginecólogo. Lo segundo comer o beber zumos de arándano rojo.

Cómo puede afectar una infección al ciclo menstrual?

Cómo puede afectar una infección a la regla? Puede retrasarla o adelantarla? Y puede producir que no funcionen las pastillas anticonceptivas?  Cambiará el aspecto o el olor? Y cómo afecta la regla a la infección de orina?

Pues bien, cuando estamos sufriendo una infección, por pequeña que sea, es muy probable que nuestra regla se vea afectada.
Es normal y en muchos casos pasa que la infección pueda producir el retraso menstrual y en otros casos (en mucho menor número) adelantar la regla. Hay casos que una pequeña infección urinaria, que en principio no se nota, o se nota tan poco que no le damos importancia, produce un retraso menstrual. Piensa que una infección es una situación de estrés para el organismo, y es sabido que el estrés retrasa el ciclo menstrual.

Además, una infección fuerte afecta también a la menstruación en aspecto y el olor. La sangre (y otros ingredientes de la regla) que va a ser expulsada es descompuesta por las bacteria E.Coli, y mientras el número de estas bacterias se mantengan bajo control, el olor no será desagradable.

Por tanto, como vemos, una infección sí que afecta a tu ciclo menstrual.

También puede pasar al revés, que el ciclo menstrual, y por tanto el ciclo hormonal, también afecte a las infecciones urinarias. Me explico: La uretra de las mujeres está revestida con el mismo tipo de células que recubren la vagina. Estas células responden a las hormonas sexuales femeninas, estrógeno y progesterona, igual que lo hacen las células vaginales. Por eso, durante la parte inicial del ciclo menstrual, resulta más fácil para las bacterias que causan la infección adherirse a las células de la uretra. Luego, después de la ovulación, cuando se mantiene alta la concentración de estrógenos y progesterona, la posibilidad de una infección reiterada, es más difícil. Podríamo encontrar una similitud con la menopausia cuando la infección se puede desarrollar por la reducción de la concentración de estrógenos.

Puede una fuerte infección eliminar el efecto anticonceptivo de las pastillas anticonceptivas? Pues en principio no... pero con un pero. En muchos casos, se receta antibiótico para eliminar la infección. Cuando se toman antibióticos, es cuando se elimina el la eficacia de las pastillas anticonceptivas.

Información extraída de MI MENSTRUACIÓN

Tipos de vaginitis... cual tengo?

Existen varias agentes infecciosos que pueden producir vaginitis, vulvovaginitis, uretritis, pielonefritis o infección del riñón. Para saber cual te puede estar afectando, veamos las características de los más comunes.
  •  por cándida,
  •  por tricomonas,
  •  bacteriana,
  •  por clamidia,
  •  gonocócica,
  •  viral.

CANDIDIASIS

  Es la infección más común, se cree que el 80% de las mujeres lo tendrán o lo han tenido. Son infecciones vaginales por levaduras de un hongo denominado Candida albicans.

Es más frecuente que se de durante el embarazo, en diabetes no controlada, si si toman antibióticos o uso de anticonceptivos hormonales y dispositivos intrauterinos (DIU).

Los síntomas de la candidiasis se suelen detectar una semana antes o durante la menstruación. El flujo en esta infección es espeso, se ven zonas blancas con apariencia de "requesón". En algunos casos tiene un cierto olor a pescado. Esta infección no se puede considerar una enfermedad de transmisión sexual, estrictamente hablando, ya que se encuentra además por otros motivos. Se puede adquirir además del coito, en toallas, ropa, agua de baño o malos hábitos higiénicos. Es más frecuente en mujeres en edad fértil o con tratamientos hormonales y es raro en niñas o después de la menopausia.

TRICOMONIASIS

En este caso, el gérmen se llama Trichomona vaginalis y no es un hongo sino un parásito microscópico . Y aunque su nombre contenga la palabra vaginalis, no solo las mujeres pueden verse afectadas. Se calcula que aproximadamente un 20% de todas las mujeres la tienen. También hasta un 10% de los hombres pueden ser portadores. De hecho, no afecta a los hombres, únicamente transmiten el parásito. Por lo visto, la proliferación de este germen se ve favorecida por la morfología del aparato urinario de la mujer. Aunque a alguna mujeres no les afecta.  La principal forma de transmisión es por contacto sexual; sin embargo, algunos estudios sugieren una transmisión a través de contacto en baños, con toallas, trajes de baño y piscinas contaminadas.

Los síntomas de la vaginitis tricomoníasica es el flujo de mal olor, picor en la vulva y molestias al orinar. Aunque hay mujeres que pueden no presentar ningún síntoma, son capaces de infectar a su pareja (mujeres portadoras).


VAGINOSIS BACTERIANA (Vaginitis inespecífica)

Aunque en este tipo de vaginosis entran un gran número de bacterias, las más comunes son la Gardnerella vaginalis y Mobilincus spp. Este tipo de bacterias se desarrollan a causa de un desajuste de la flora intestinal producido por un PH ácido (como en la mayoría de las vaginitis).

La principal forma de transmisión es por contacto sexual.

Los síntomas de la vaginosis bacteriana, la mujer pude presentar picor, ardor vulvar, flujo fétido (principalmente despues del acto sexual) y grisáceo.

VAGINITIS POR CLAMIDIA

Es la enfermedad de transmisión sexual más común, y es producida por el germen Chlamidia trachomatis. Puede causar Enfermedad Inflamatoria Pélvica.

Los síntomas más característicos son un flujo que puede aparecer algo manchado de sangre, y es posible que se sangre después del coito, dolor al orinar y secreciones. También se aprecia, en ocasiones, dolor en la parte baja del abdomen. Si la infección es visible se verá una parte inflamada y rojiza.
Puede ser que no presente síntoma alguno.


VAGINITIS GONOCÓCICA

Producido por el germen es la Neisseria Gonorrhoeae, más conocido como "gonococo".

Síntomas de la vaginitis gonocócica puede hacer que aparezca un flujo amarillento o teñido de sangre, así como sangrado tras o durante la relación sexual, y en general síntomas inespecíficos como los que se han ido mencionando.


VAGINITIS VIRAL

No únicamente las bacterias, hongos y parásitos pueden producir infecciones e inflamaciones en la zona genital. Por si fuera poco, también podemos encontrar los virus. Se trata por ejemplo del herpes simple tipo 2, tipo 1, el papilomavirus humano, y el herpes zóster.

Los síntomas de los herpes son por lo general llagas extremadamente dolorosas tanto dentro, como alrededor de la entrada de la vagina, así como en otras zonas genitales como la vulva.

Los síntomas de los papilomas son verrugas, que pueden ser dolorosas. Si no se trata, se sabe que pueden causar al cabo de los años cáncer de cuello uterino (cerviz). Se detectan mediante una tinción especial denominada "Papanicolau".

La dermatitis por contacto.

Una causa, y cada vez más común, de irritaciones vaginales, enrrojecimiento de la vulva, picor, granitos, etc. es la dermatitis (o inflmación de la piel) por contacto a algún material alérgico. No confundir con la seborrea o dermatitis seborreica.

La dermatitis por contacto se produce por, como su nombre indica, por la alergia a algún material que utilizamos y se encuentra en contacto con la zona. Existe una gran lista de sustancias que pueden producir el enrojecimiento y irritación de la zona, pero en general podemos citar los ejemplos más comunes, por ejemplo: materiales químicos y sintéticos de ropa interior como los tejidos y sus pigmentos, papel higiénico de color, ropa ajustada como pantalones ceñidos y de tejidos sintéticos, jabones, alergia al látex de los preservativos ( para saber más ENLACE ), algunos productos de limpieza agresivos y que se pueden encontrar en la ropa por falta de aclarado, metales o medicamentos y cremas. Este tipo de dermatitis es muy fácil verlo en bebés a causa del calor, rozamiento con el pañal.

En fin, la solución a este problema pasa por saber que material es el que te produce alergia y evitarlo, y eso o es muy evidente o debes consultarlo al médico. No obstante, utilizar ropas holgadas de tejidos naturales sin metales y jabones naturales y neutros te ayudarán a recuperarte.

Si la dermatitis es muy fuerte, quizá te receten corticoides para ayudara tu cuerpo a recuperarse.


Óvulos para la infección.

 En muchos casos acudimos al ginecólogo para remediar cierto dolor, escozor o malestar y nos receta óvulos. ¿Qué son estos óvulos?

Pues bien, realmente no son óvulos, se llaman así por la forma que tienen y por el modo de aplicarlo. Los óvulos que son de forma ovalada y suaves, deben introducirse (por eso no se recomienda si se es virgen) para así cumplir su función.

Generalmente tienen componentes cicatrizantes y regeneradores, además de otros antiinfecciosos. Normalmente los óvulos suelen utilizarse o bien para infecciones bacterianas o para infecciones por hongos (como la famosa Cándida).

Existen muchas marcas comerciales pero en general, hay varios consejos similares para todas:


  • Se aconseja introducir por la noche. Así se consigue un mejor resultado.
  • Si empieza a bajar la regla, no te preocupes, hablalo con el ginecólogo. Aunque no suele haber ningún problema.
  • No debe tomarse durante el embarazo.
  • Si estás buscando el embarazo, será mejor esperar al tratamiento.
  • No beber alcohol.
  • La textura suave y blanda del óvulo permite la introducción fácilmente, pero algunas marcas facilitan un aplicador.



Preservativo e irritación.

¿Pueden irritar los preservativos? ¿Cómo solucionarlo? ¿Hay preservativos que no sean de látex? ¿Se puede poner un lubricante al preservativo?

SÍ, los preservativos pueden irritar, y por varios motivos. Veamos:

1º- Por alergia al látex. El látex es un material que puede producir alergia, para comprobar si se es alérgico/a al látex, basta con pasarse por la zona un guante de látex. Si le produce irritación, produce picor, o aveces salen unas pequeñas señales como pequeñas quemaduras, es que existe alergia al látex. La solución a esto, es muy sencilla, comprar otros preservativos que no sean de látex (como los de poliuretano o piel de cordero, que es natural). Aunque quizá son un poco más caros, pero merece la pena.
Otro tipo de alergias que producen la irritación y daño con contacto con el preservativo son los que tienen espermicida. Por eso, es mejor comprar aquellos que no lo contengan.

2º- Por falta de lubricación. Notar que en la penetración se produce fricción entre las partes y no es por alergia al látex ni por algún tipo de infección, puede que sea por falta de lubricación. Resolver esto es muy sencillo, ya que hay cremas lubricantes. En general, los preservativos llevan lubricante, pero si se seca o necesitas más, puedes utilizar lubricantes. Los mejores son los hidrosolubles que no dañan el látex. Estos se encuentran en sexshops, farmacias, aunque también puedes utilizar cremas hidratantes como Nivea o Vaselina. En estos casos debes intentar excitar y relajarte para lubricar de forma natural.

3º- Por algún tipo de infección. Una cistitis, uretritis, infecciones vaginales o vulvares que al mínimo roce (no solo por el preservativo) produce irritación, dolor, prurito. En estos casos lo mejor es acudir al ginecólogo. Tomar zumo de arándanos en ayunas y alimentos probióticos son remedios caseros y naturales que ayudan a eliminar la infección. Además en el blog puedes ver algunos otros remedios y consejos.
Se recomienda abstenerse hasta saber exactamente porqué se produce.

La cistitis en la medicina tradicional china.

La medicina tradicional china es una práctica que se sigue utilizando desde hace milenios y que ha sido mejorada gracias a la acumulación y a la práctica. De hecho, para ser experto en medicina tradicional china, los médicos deben estudiarla durante años en las universidades del país.

Para la medicina tradicional china existe la diferencia entre:

1º- la cistitis con sensación de frío y orina clara (la dieta sería caliente y nada crudo).
2º- y la cistitis con sensación de calor, fuerte escozor y orina más escasa y oscura (aquí la dieta debe ser cruda, para refrescar el organismo).

Básicamente se trata de buscar el equilibrio entre el Yin y el Yang. Y es la perdida de armonía entre estos dos opuestos los que producen el origen de la enfermedad. Los casos en que existe una cistitis crónica son causados por la falta de este equilibrio.

Además también podemos hacer aplicaciones de calor, ya sea con envolturas, compresas calientes o baños de asiento calientes. Es curioso que muchas cistitis ocurren en verano después de pasar frío al estar mucho rato con el traje de baño mojado o pasar frío en un lugar con el aire acondicionado.

Ropa aconsejable para evitar las posibles infecciones.

No solo hay que tener en cuenta el tipo de ropa interior (la que se encuentra en contacto íntimo con la piel) sino también  hay que tener en cuenta la prendas de vestir como pantalones, para evitar futuras infecciones que nos produzcan molestias, irritación o prurito vulvar.

La ropa puede producir dermatitis, bien al impedir una transpiración, permitiendo que crezcan favoreciendo nuevas infecciones bacterianas u hongos o bien por rozamiento con una zona tan sensible.

En cualquier caso, se recomienda utilizar ropa interior de algodón y prendas holgadas para que el aire pueda mantener seca el área. Evita usar ropa interior de nailon y pantalones ajustados. Retienen la humedad y pueden favorecer la proliferación de bacterias. Además se debe procurar no permanecer con trajes de baño húmedos o con trajes deportivos durante mucho tiempo y lavarlos después de cada uso.

Existen texturas y colores de prendas que son fabricadas gracias a elementos químicos que pueden reaccionar con el calor, humedad, y una piel sensible. Es mejor pues utilizar prendas naturales. 

La tricomoniasis.

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual producida por un parásito unicelular llamado trichomonas vaginalis y se puede dar tanto en hombre como en mujeres: en los hombres, la infección se produce en la uretra y pueden llegar a la próstata, en cambio en las mujeres la infección se produce en la vagina.

Los síntomas de esta infección son un flujo vaginal fuera de lo normal, abundante, de color verde claro o gris, con burbujas y un olor malo, picazón, ardor, o enrojecimiento de la vulva y la vagina; en el hombre, los síntomas incluyen: flujo del pene y ardor al orinar.

Saber que es una infección por la tricomoniasis debe hacerse mediante un análisis médico, descartando así otros posibles agentes infecciosos como la común Candida.

¿Y que remedios hay?

Al ser una una bacteria, lo normal es que te indiquen antibiótico indicado por el médico.  Durante el tratamiento se deben suspenden las relaciones sexuales, o se usa preservativo, y deben abstenerse de ingerir alcohol. No obstante si la infección no está muy avanzada, puedes acudir a remedios caseros para nivelar el Ph de la zona. Siempre que se esté embarazada la cura debe ser revisada por un médico.

Candidiasis y otros hongos persistentes.

En otras ocasiones ya hablamos de la cándida y la candidiasis (enlace), la infección producida por este hongo que es, con diferencia, el más común.

En algunas ocasiones, abusar de los tratamientos propios para combatir la infección por Candida Albicans u otro tipo de hongos, hace que los estos se hagan fuertes y la infección persistente. En estos casos utilizar por ejemplo cremas fungicida no resuelve el problema.

Por eso, es más conveniente cuidarse la salud, cuidar el PH y la flora vaginal. Sobre todo durante la menstruación, la menopausia, si usas ropa sintética y ajustada, eres diabética, usas anticonceptivos hormonales (la pastilla anticonceptiva), realizas lavados vaginales, has tomado antibióticos, o tu alimentación no es más o menos variada y sana.


Infección y dolor al orinar.

La causa más común del dolor al orinar es una infección o irritación de la uretra, vulva y vagina. Bien sea por algún tipo de hongo, desajuste en la flora vaginal, irritación por contacto, etc. Además existen otras causas, a saber:

1º- Irritación y enrojecimiento de la vulva y la abertura de la uretra causado por el baño de burbujas, el champú o el agua jabonosa (vulvuits jabonosa).

2º- Irritación y enrojecimiento de la vulva y la uretra por productos químicos que se encuentran en determinados artículos, como productos para lavados vaginales, lubricantes vaginales, jabones, papel higiénico perfumado o espumas o esponjas.

Luego, existen otras causas menos frecuentes y más problemáticas en las que debería acudir al médico:

Cuando el dolor al miccionar se presente más de un día.
Cuando en la orina se presente sangre.
Si se está embarazada.
Cuando se tenga fiebra.
Si va acompañado de dolor en los riñones.

El papel del PH.

En la mayoría de los remedios caseros y naturales utilizados para acabar con picores, irritaciones e infecciones vaginales, vulvares, labiales, etc, se busca restablecer la flora vaginal a través de un Ph adecuado.

Un Ph adecuado significa (hablando de la zona genital del cuerpo) de un Ph que se encuentre entre el 4 y el 5. Este varia en las distintas etapas femeninas: por ejemplo durante la pubertad suele ser 7,  igual que durante la menopausia y la menstruación; en cambio, durante el período menstrual, el Ph suele bajar hasta menos de 4.

La escala de PH va de 0 a 14 (como se observa en la imagen), y el Ph de la zona genital, suele ser un poco más ácido que el de la piel de otras zonas del cuerpo, que suele estar entre el 5,5. Por eso existen jabones con un Ph más ácido para zonas intimas.


¿Qué sucede cuando se desajusta el Ph?

El ph de la pielUn Ph desajustado significa que la flora vaginal, reguladora de la salud de la zona, deja paso a microorganismos patógenos como pudiera ser la infección por el hongo Candida (el más común). Este desajuste puede ser provocado por varios factores:

  • Higiene insuficiente.
  • Ropa interior ajustada.
  • Enfermedad.
  • Utilizar productos higiénicos agresivos.
  • Estrés.
  • Infecciones.
  • Antibióticos.
  • Etc...
Por otro lado, si deseas tener un hijo, hay que tener en cuenta que un Ph vaginal muy ácido o básico puede dificultar la fecundación del óvulo. 

En este blog hemos visto algunos remedios y consejos para ajustar el Ph.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...