Granitos blancos en la vagina y vulva.

Los granitos blancos que aparecen en la vulva suelen ser acumulaciones de grasa en las glándulas sebáceas.

Estos granos, en principio son inocuos, pero si se tratan de manipular pueden irritar la zona y, con el tiempo y buena higiene suelen desaparecer.

Si predomina el prurito y la sensación de escozor, es posible que exista una leve infección, cuyo origen deberá dictaminar el médico. Una infección bacteriana, o una causada por hongos o levaduras puede estar causada por lavar demasiado la vulva. Es suficiente hacerlo una vez al día con agua corriente, sin jabones u otros productos que pudieran romper el equilibrio bacteriano y de pH. Por eso es conveniente seguir estos consejos:


  • Nunca use jabón perfumado o aerosoles en el área vaginal, incluso aquellos que están diseñados para uso vaginal.
  • No tome baños muy calientes y siempre limpie de adelante hacia atrás para evitar que la materia fecal en la vagina. Seque la vagina después del bañarse, la ducha y la natación.
  • Nunca se debe usar jabón perfumado o aerosoles en el área vaginal, incluso aquellos que están diseñados para uso vaginal.
  • No te rasques la zona afectada, pues los hongos pueden adherirse a las uñas y propagarse.
  • Evita la ropa muy ceñida y procura evitar las ropas que sean sintéticas.

Otros factores desencadenantes son: haber estado tomando antibióticos, padecer diabetes o tomar píldoras con un alto contenido en progesterona. Referente a un posible desequilibrio hormonal, también un déficit de estrógenos puede provocar sequedad vaginal. El médico podría por tanto decidir investigar los niveles hormonales en tu organismo.

No te queda más remedio que hacerte examinar por el médico, o bien tu ginecólogo o en tu centro de planificación familiar. El tratamiento consistirá bien en antibióticos (infección bacteriana), bien en cremas, óvulos vaginales o comprimidos (hongos).

No hay que descartar tampoco una afección cutánea, para la que pueden hacer falta corticosteroides.

Tras el diagnóstico, y dependiendo de si se trata de una infección de transmisión sexual, pregunta al médico si tu pareja debe también medicarse (para evitar posibles nuevos contagios). Y mientras no se solucione esto, usa preservativo en tus relaciones sexuales.

Remedio casero y natural: el vinagre.

Desde siempre, se ha utilizado el vinagre de manzana o vino para aliviar y curar las irritaciones vaginales o vulvares ya sea por el hongo cándida o por otro tipo de agente infeccioso. De hecho, el vinagre no solo se utiliza para esta zona, también se utiliza para infecciones en otras partes del cuerpo, como por ejemplo el cuero cabelludo cuando esta infectado de caspa grasa.

El modo de preparar este remedio casero y natural es muy sencillo. Únicamente tienes que mezclar en un recipiente con agua un poco de vinagre. Cada litro de agua corresponderá a un vaso de vinagre de manzana, si utilizas vinagre de vino debes verter menos cantidad (medio vaso).

Este remedio natural tiene un pequeño problema. No debe usarse durante mucho tiempo (no más de tres días) ya que las propiedades bactericidas del vinagre, aunque sea diluido en agua, son muy eficaces y también elimina la flora intestinal que mantiene el equilibrio necesario para que la zona se mantenga sana.


La ozonoterapia.

El ozono (O3 ) es un elemento que protege la vida en la Tierra al impedir que los rayos ultravioletas del sol dañen el ADN de las células.
Pero este gas también puede ser venenoso, y en las medidas adecuadas es un gas con un gran poder bactericida, viricida y fungicida.

Este tratamiento se utiliza para varios usos médicos, entre ellos la vulvovaginitis persistentes o de repetición, y consiste en la insuflación intravaginal de una mezcla de ozono/oxígeno. Es un tratamiento inodoro y los defensores de este tratamiento afirman que al ser un gas, el ozono es capaz de llegar a todas las zonas y desinfectarla por completo. En cuanto al número de sesiones que son necesarias para la total erradicación de estos agentes, nuestra interlocutora las sitúa en una media de 5 a 7 sesiones, no estando relacionado el número de las mismas con la antigüedad de la lesión.

La ozonoterapia permite la total erradicación de los gérmenes responsables de todo este tipo de infecciones reiterativas que generan vulvovaginitis. En la mayoría de los casos, la cándida albicans es el agente aislado más frecuentemente. De ahí, el nombre de candidiasis, pero a veces se aíslan bacterias como la gardnerela vaginalis o, de forma más puntual, el herpes genital que también pueden ser tratados con ozonoterapia.

Este tratamiento tiene sus contraindicaciones: y entre estas, están la alergia al ozono y el embarazo.

Información extraída de Wikipedia y http://www.ozonoterapia.net/

Alergia e irritaciones vaginales.

Existen ciertos productos con una forma o textura que nos puede irritar, producir escozor en la vulva, y picores. Pero si además estas ropas interiores (por ejemplo) están compuesta por productos químicos deficientes a los que tenemos alergia y que también se pueden encontrar en detergentes y suavizantes de ropa, aerosoles femeninos, ungüentos, cremas, duchas y espumas anticonceptivas o gelatinas nos producen algún tipo de alergia el prurito vulvar y picores vaginales serán peores. Para evitar esto hay que seguir ciertas precauciones.

Estos son algunos consejos para evitar las irritaciones vaginales y pruritos vulvares.

1º.- Evitar duchas vaginales.

2º.- Limpiarse la zona hacia atrás.

3º.- Cambiarse la ropa conforme esté húmeda.

4º.- Jabones naturales y sin perfumes.

5º.- Ropa interior de algodón y evitar las que tienen telas sintéticas.

Irritación vaginal durante la menopausia.

Como ya vimos, la bajada de los niveles de estrógeno durante la menopausia produce sequedad vaginal y a causa de esto se producen irritación, dolor al mantener relaciones sexuales, etc... ¿qué podemos hacer entonces?

Pues bien, para los problemas de sequedad vaginal, puedes utilizar lubricantes a la hora de mantener relaciones sexuales. Es un buen remedio que te aliviará la irritación y el dolor durante las relaciones sexuales.

Por otra parte, el remplazo hormonal, que como bien dice su nombre se trata de suplir la escasez de estrógenos del cuerpo, alivia los problemas de sequedad, además de otros síntomas típicos de la menopausia.

Un remedio casero es el Gel de Caléndula: flores de caléndula, aceite germen de trigo y glicerina, la verdad es que es un lubricante natural y muy eficaz.


Además es recomendable incluir perlas de onagra (3 al día), aceite de germen de trigo (2 o 3 cucharadas al día) y aceite de oliva en la dieta.

Picores e irritación durante la menopausia.

Durante la menopausia, los niveles de estrógenos (hormona femenina) se reducen y probocan ciertos cambios en nuestro cuerpo. Son varios los cambios que se producen, y los hay anímicos y físicos. Uno de los cambios que se producen son la irritación vaginal.

El picor vaginal durante la menopausia es producido principalmente por una sequedad molesta e incómoda que se traduce en dolor en las relaciones sexuales, picor, irritación, sensacion de quemazon en la zona genital, etc.

Cuando baja la concentración de estrógenos, la vagina tiene menos lubricación y además, la cantidad de capas en el revestimiento de la vagina se encogen, y esta piel más delgada tiene más probabilidades de irritarse o de ser propensa a las infecciones vaginales. Por este motivo, es posible que no disfrute de las relaciones sexuales como antes.

¿Y qué soluciones hay para esto? enlace

Antibioticos e infecciones vaginales.

Muchas veces, cuando estamos sufriendo algún tipo de infección en nuestro cuerpo, los médicos nos recetan antibióticos. Y los antibióticos son muy efectivos, son tan efectivos que además de terminar con las bacterias "malas", también matan a las "buenas".

Las buenas son aquellas que son beneficiosas para nuestro cuerpo. Aquellas que ejercen un equilibrio natural entre la flora microbiana vaginal (y también intestinal).

Para recuperar este equilibrio natural lo mejor y más sano es la ingesta de alimentos probióticos. Alimentos que ya llevan los germenes beneficiosos y que empezarán a repoblar la flora bacteriana que había sido eliminada por los antibióticos.

Algunos alimentos ricos en probioticos son: el yogur activo, leche fermentada y el Kéfir.

Irritaciones, picores e infecciones vaginales: la higiene..

Uno de los aspectos principales para evitar las irritaciones y picores vaginales, la cistitis, es la higiene. Una correcta limpieza después de hacer ejercicio y sudar, o después de defecar ayudará a evitar que aparezcan irritaciones vaginales. Según estudios realizados, el 80 % de las infecciones vaginales se producen a causa de una higiene inadecuada.

La limpieza debe realizarse de adelante hacia atras para evitar contaminar la vulva , o uretra con restos fecales y sus bacterias.

Los jabones deben ser suaves y abundante agua. Por el contrario, se deben evitar los jabones aromatizados, champús, desodorantes íntimos, sales de baño, compresas aromatizadas y todo lo que pueda irritar la uretra.

Se puede evitar la sudoración (en parte) las ropas que impidan o dificulten la evaporación del sudor, especialmente medias panty, bragas apretadas, prendas de fibra sintética, etc.. El algodón es lo más indicado en estos casos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...