Granitos en la vulva, labios y orificio de la vagina.


En ocasiones aparecen en la zona vulvosa, genitales femeninos, labios e incluso en el orificio de la vagina. Hay que tener en cuenta que en la vulva, y los tejidos que la rodean, hay tejido adiposo y sebaceo por eso hay muchas probabilidades de que aparezcan granitos, que se inflaman, se ponen rojos, duelen e irritan.
Las causas y las consecuencias son muy diversas, por lo que nos podemos encontrar ante un simple grano genital, o se puede tratar de un síntoma provocado por enfermedades. Y lo más sensato es que acudas al ginecólogo o a tu médico para que haga una revisión.
En los casos más leves, puede tratarse de un folículo piloso o un poro infectado, por lo que tendrá aspecto de espinilla, aunque se suelen presentar algunas diferencias como un enrojecimiento anormal, intenso dolor al tacto y una inflamación local.
Existen enfermedades graves y de transmisión sexual que no presentan los granitos en los genitales femeninos como simples folículos o poros infectados... es en esos casos que debes acudir al ginecólogo o médico.

Irritaciones, picores e infecciones vaginales durante el embarazo.


Aunque durante el embarazo aparezcan infecciones pasajeras en las partes íntimas, no hay que decuidarlas y se debe dar la importancia que tiene. De hecho, una infección vaginal, puede llegar a repercutir en el embarazo. Las repercusiones se darían principalmente durante el primer trimestre, justo cuando empieza a formarse el feto, estas infecciones pueden originar varicela, herpes e incluso sífilis. Si se produce más tarde, cuando el bebé esta desarrollado, puede provocar parto prematuro. Por eso, lo primero que debemos hacer cuando intuyamos que tenemos una infección (el picor, el enrojecimiento de los genitales, una alteración en la cantidad de flujo o un ligero hinchazón de los genitales u olor fuerte) y estamos embarazadas, es ir al ginecólogo o a nuestro médico.
Un aseo inadecuado de las partes íntimas es una de las principales causas por las que se puede contraer una infección. Estos lavados deben realizarse exteriormente nunca por dentro. Utilizar jabones suaves y neutros.

Olor vaginal.

Primeramente hay que entender que el cuerpo y sus partes tiene su propio olor, y cada olor y cada parte tiene su función biológica específica. Lo que pasa es que a veces es difícil de entender por la imagen que nos venden las industrias de cosméticas de que lo natural puede ser desagradable. Curiosamente en muchos productos colocan feromonas a los perfumes, desodorantes y colonias para conseguir el efecto que quieren eliminar y que sucede de forma natural.

Cuando el olor vaginal es verdaderamente desagradable nos incomoda, pero no hay que olvidar que tiene un porqué y que eliminar los síntomas no soluciona el problema.
Si el cuerpo produce un olor anormal o desagradable posiblemente se trate de alguna infección y por tanto deberías acudir a tu médico de cabecera.

Mientras tanto sería conveniente extremar la higiene (jabón neutro) y leer algunos consejos y remedios que ya hemos comentado en otros artículos anteriores.

¿Qué es la vulvovaginitis?



Es una inflamación o infección de la vulva y la vagina.

La vulvovaginitis puede afectar a las mujeres de cualquier edad y es muy común. Puede ser causada por bacterias, hongos levaduriformes, virus y otros parásitos; también puede ser producida por algunas enfermedades de transmisión sexual, así como por sustancias químicas variadas que se encuentran en baños de espumas, jabones y perfumes, o igualmente por factores ambientales como una mala higiene y alergenos.

La Candida albicans, que produce infecciones por hongos levaduriformes, es una de las causas más comunes de vulvovaginitis en mujeres de todas las edades. El uso de antibióticos puede conducir a infecciones por estos hongos, ya que destruye las bacterias antimicóticas normales que habitan la vagina. Las infecciones por hongos levaduriformes por lo general producen prurito genital y flujo vaginal blanco y espeso.

Otra causa de vulvovaginitis es la vaginosis bacteriana, una proliferación de cierto tipo de bacterias en la vagina. Esta afección puede provocar un flujo vaginal denso gris y con olor a pescado.

Otra causa común es una enfermedad de transmisión sexual denominada infección por Trichomonas vaginalis, infección que produce prurito genital, olor vaginal y un flujo abundante que puede ser de color amarillo-verdoso o verde.

Los baños de espuma, jabones, anticonceptivos vaginales, aerosoles femeninos y perfumes pueden producir erupciones pruriginosas irritantes en la zona genital, mientras que la ropa apretada o irritante, o aquella que no absorbe la humedad puede causar urticaria.

Síntomas de la vulvovaginitis.

Síntomas

* Irritación y picazón en el área genital
* Inflamación (irritación, enrojecimiento e hinchazón) de los labios mayores, labios menores o zona perineal
* Secreción vaginal
* Mal olor vaginal
* Molestia o ardor al orinar

Signos y exámenes

Un examen pélvico puede mostrar piel vaginal o vulvar roja y sensible. Se debe inspeccionar cualquier lesión o ulceración. Por lo general, se efectúa una preparación en fresco (evaluación microscópica del flujo vaginal) para identificar una infección vaginal o proliferación de hongos levaduriformes o bacterias. En algunos casos, en un cultivo de la secreción vaginal se puede identificar el organismo causante de la infección.

Tratar de diagnosticar la afección únicamente por los síntomas es muy impreciso para determinar la causa de la vulvovaginitis. Más aún, el autodiagnóstico y el autotratamiento con medicamentos de venta libre (tales como cremas para la infección por hongos levaduriformes) no es aconsejable y puede llevar al uso incorrecto e inútil de estos productos. Por esta razón, la vulvovaginitis debe ser diagnosticada por un médico.

Tratamiento para vulvovaginitis.

Tratamiento para vulvovaginitis

La causa de la infección determina el tratamiento apropiado que puede incluir antibióticos orales o tópicos y/o cremas antimicóticas, cremas antibacteriales o medicamentos similares. También es posible emplear una crema que contenga cortisona para aliviar en parte la irritación. Si ocurre una reacción alérgica, puede prescribirse también un antihistamínico. Para aquellas mujeres que presentan una irritación o inflamación causada por niveles bajos de estrógeno (posmenopausia), puede prescribirse una crema tópica de estrógeno.

Para contribuir con el proceso de curación y prevenir futuras infecciones, se hace necesario mejorar la higiene perineal para aquellas personas cuyas infecciones son causadas por bacterias que normalmente se encuentran en las heces, para lo cual se pueden recomendar baños de asiento. Con frecuencia, ayuda el hecho de permitir que la zona genital esté más aireada, el uso de ropa interior de algodón (en lugar de nylon) o de ropa interior con forro de algodón en la entrepierna, permite un mayor flujo de aire y disminuye la cantidad de humedad en el área. También puede servir el hecho dormir sin ropa interior.

Nota: si se diagnostica una enfermedad de transmisión sexual, es muy importante que la pareja también reciba tratamiento.

Irritaciones vaginales durante el embarazo.

¿Puede afectar la candidiasis a mi bebé?

No, en principio la candidiasis vaginal no debe dañar ni afectar al bebé durante el embarazo. No obstante, si tienes una infección durante el momento del parto, existe la posibilidad de que el bebé la contraiga pudiendole salir hongos del género candida en la boca, lo que se conoce como candidiasis bucal.

La candidiasis bucal se caracteriza por manchas blancas en los lados de la boca, en el paladar y a veces en la lengua. No es grave y se trata fácilmente. (Los bebés pueden desarrollar candidiasis bucal incluso si tú no tienes candidiasis vaginal.)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...