VAGINITIS Y NIVELES DE ESTRÓGENOS.

La vaginitis (-itis = inflamación) es un proceso inflamatorio de la mucosa vaginal que por lo general suele acompañarse de un aumento en la secreción vaginal.

Entre las razones más comunes que pueden provocar la vaginitis, encontramos los bajos niveles de estrógenos. Al igual que durante los ciclos menstruales, la bajada de la concentración de estrógenos en el cuerpo, desencadena ciertos cambios fisiológicos y químicos en la zona genital.

Cuando la bajada de estrógenos es importante o se mantiene en el tiempo, se produce la inflamación de la vagina debido a un adelgazamiento del tejido y una disminución en la lubricación, que además permite la proliferación de infecciones tanto bacterianas como por hongos.

Para la vaginitis causada por niveles bajos de estrógeno, el médico puede prescribir una crema con estrógenos, o un anillo vaginal que libera estrógeno en su cuerpo y otros medicamentos como pastillas anticonceptivas para controlar los niveles de estrógenos. En los casos de menopausia, el tratamientos hormonal sustitutivo ayuda a evitar la vaginitis.

Recuerda, vaginitis tiene poco que ver con la limpieza en exceso de la zona genital. Bañarse en abundancia o hacerse duchas vaginales no curarán la vaginitis. Pero una buena higiene es una parte importante de una vida saludable. Incluye lavarse la vulva diariamente con, productos de limpieza sin perfume leves.

Algunos consejos para minimizar la inflamación
Durante el tratamiento de la vaginitis ...

Tampones o toallas. 
En general, usted debe hacer lo que es más cómodo para usted. Si inserta supositorios u óvulos como tratamiento, antes de acostarse, no utilizar tampones. De lo contrario, el tampón puede absorber el medicamento. Está bien usar tampones durante el día de su periodo - especialmente hacia el final del tratamiento.
Algunas mujeres usan toallas o protectores diarios para ayudar a mantener el medicamento se salga a la ropa. Otros encuentran los irritantes. Si usted se está preguntando lo que debe hacer, consulte con su proveedor de atención médica para recibir asesoramiento.

Sexo
Es mejor no tener relaciones sexuales mientras tiene vaginitis. El coito - u otros tipos de juegos sexuales - pueden ser incómodo o doloroso. Tener relaciones sexuales también puede empeorar sus síntomas y hacer que su tratamiento sea menos efectivo.

Tome su medicamento incluso si usted tiene su período. Algunas infecciones vaginitis pueden crecer rápidamente en el flujo menstrual.

REMEDIO PARA LA INFECCIÓN VAGINAL: EL AJO.



Todos sabemos que el ajo es uno de los medicamentos "mágicos" que nos van a traer un sin fin de beneficios a nuestro cuerpo. Pero el entre las propiedades más importantes, son las antibacterianas y antifúngicas (evita el crecimiento de los hongos) las que más nos interesan para recuperar la salud de nuestras zonas íntimas: bien regulando el PH, bien atacando el elemento patógeno.

Os escribo dos maneras diferentes de tomar el ajo , en los dos casos nos va a servir para atacar la infección de la zona íntima (uretritis, cistitis, vaginitis, pielnofritis, etc.). Todos ellos con un punto en común: la infección y el dolor y escozor de la zona infectada.

1º- La forma más sencilla y común de tomar el ajo es pelando, machacando y triturando un diente de ajo y tomarlo junto con un vaso de agua. Debe tomarse todas las mañanas en ayuno y no debe almacenarse. Entre que se prepara y se toma no debe pasar media hora. Si la infección es muy fuerte y con la intención de acabar cuanto antes con la molestia, puedes añadir el ajo a la cocina o repetir el remedio casero a mitad de tarde.

2º- Si eres valiente puedes hacer lo siguiente: insertar un diente de ajo en la vagina, cambiándolo cada 4 horas. Quizá esto os parezca un poco extravagante, no os preocupéis, lo es. Hasta hace 100 años se hacía esto (introducir un diente de ajo en la vagina) para comprobar si una mujer era fértil. No obstante, hay médicos naturistas que aconsejan meter el diente de ajo directamente. Cortar un diente y pasar un hilo por una de sus partes, introducir el ajo y luego, sin pasar las 4 horas, extraer el ajo.
Otra forma de hacerlo sería recubrir el ajo triturado y pelado con una gasa esterilizada dejando que parte de esta quede por fuera para poder extraer. 

Al tomar el ajo con la segunda opción, existe la posibilidad de que este irrite un poco más la zona. Si es así lo conveniente es retirarlo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...